Comodidad en el coche

Propósitos de año nuevo para cuidar tu coche
Propósitos de año nuevo para cuidar tu coche
3 enero, 2020
Cuándo hacer la revisión del coche
Cuándo hacer las revisiones de tu coche
17 enero, 2020
Comodidad en el coche

Comodidad en el coche

Como cada semana, aquí os traemos vuestra ración de LavaBlog. Esta vez os hablaremos sobre la comodidad en el coche, uno de los aspectos clave para que cuando vayas por carretera, el trayecto sea agradable y no como si te hubieras sentado sobre un cactus. ¿Qué características hacen cómodo a un coche? Atento a este post si quieres saberlo.

Postura

Lo más evidente de todo. La postura a la hora de la conducción debe ser la idónea. Debes mantener una postura con la espalda recta y los brazos han de estar semiflexionados, ni muy rígidos, ni muy flexionados, de manera que las manos lleguen a la parte superior del volante manteniendo los brazos casi estirados totalmente. En cuanto a la altura de los brazos, las manos no deben tapar el cuadro de mandos. Es recomendable mantener el asiento en la posición más baja para poder ver el horizonte sin problema y tener una buena capacidad de reacción.

La distancia con respecto a los pedales debe ser tal, que el pie llegue a pisar el embrague a fondo con la pierna ligeramente flexionada. Si tu coche es automático, aplica la misma fórmula con el acelerador. También es muy importante ajustar la altura del cinturón para no sufrir graves percances en caso de accidente. Gracias a eso también evitaremos el “efecto submarino” y el airbag amortiguaría perfectamente el golpe. En cuanto a los hombros, deben estar por detrás de la cintura y no alineados sobre ella.

No tienes que sentir una sensación opresora en las piernas. Las rodillas deben estar dobladas ligeramente con los pies bien asentados en los pedales. Es mejor relajar los muslos y no tenerlos en tensión como si fueras un culturista marcando cuádriceps 😆

Los mejores consejos para la comodidad en el coche

Neumáticos

Son los componentes más importantes de un coche, si fallan los neumáticos, no podríamos circular. Para que un coche pueda absorber bien las irregularidades y baches del terreno, necesitamos contar con unos neumáticos con más perfil. Aunque debes tener en cuenta el tipo de coche que tienes, no son iguales los neumáticos de un 4×4 que los de un compacto.

El confort que puedas sentir dentro del coche depende mucho de la elección de tus neumáticos. Compra los que se ajusten a la medida de tu vehículo y no escatimes en gastos, compra otros nuevos cuando la goma se haya desgastado a los niveles que aconsejan los expertos. La marca de los neumáticos también es importante, debes elegir unos fiables.

Con nieve, recuerda poner las cadenas, a no ser que tengas unas ruedas específicas para esas condiciones meteorológicas tan adversas, muy populares en los países del norte de Europa. Cuando llueva, circula con cuidado para evitar el aquaplaning.

Salidas de aire

Es muy molesto conducir mientras un chorro de aire frío (o caliente en invierno) te da en la cara indiscriminadamente. Acopla bien la posición para que no llegue a ser molesto. Asegúrate de que los filtros estén limpios para evitar que partículas de polvo, polen u otras sustancias contaminantes.

Tener los filtros limpios, además, te servirá para evitar los malos olores que pueden colarse en los conductos de ventilación. Si notas demasiado ruido, prueba a limpiarlo tú mismo, si persiste el sonido, llévalo a un especialista.

Motor y transmisión

Partes vitales del coche. El motor es el corazón que bombea la sangre y la transmisión es como el aparato locomotor. El motor debe estar bien adaptado a las relaciones de transmisión. La manera en la que el motor entrega la potencia al coche es clave para la comodidad.

Contar con un coche automático, evidentemente, ayuda a que las marchas se cambien a la perfección y el coche no dé esos tirones que todos hemos experimentado. El engranaje de las marchas ha de ser lo más suave posible y preciso, hay veces en las que un conductor, si tiene una caja de cambios manual, pone una marcha que no debería por error y el motor se revoluciona demasiado, hay que tener cuidado con eso.

Puertas

Las puertas son los primeros elementos que tienes que utilizar para entrar en un coche, y por lo tanto, el primer paso que hace que un coche pueda ser cómodo. A menos esfuerzo para entrar en el vehículo, más comodidad. Esto es algo muy importante también para personas mayores o con algún tipo de minusvalía.

Además, hay que tener especial cuidado con los bebés, por lo que unas puertas amplias ayudan a la labor de subir al bebé al coche, que deben ir en una sillita especial. La silla debe estar colocada de tal manera que el bebé mire hacia la parte de atrás, colocando el respaldo de la propia silla contra el del asiento del piloto o copiloto.

Hay fabricantes que optan por instalar en los vehículos puertas correderas. Originalmente estaban pensadas para los vehículos industriales, pero en la actualidad se encuentran en multitud de coches personales, sobre todo monovolúmenes que son más espaciosos por dentro. Su longitud permite instalar estas puertas tan grandes sin ningún problema.

En los deportivos de lujo de los años 70 se pusieron de moda las puertas de “alas de gaviota”. Algo muy elegante para algunos pero que en el fondo no era muy práctico, ya que no dejaba mucho espacio para acceder al interior.

Las puertas enfrentadas, es decir, las que se abren del modo contrario, son más comunes para las plazas traseras de los coches compactos o utilitarios. Tiene como ventaja que el espacio por el que entra una persona es más espacioso.

En cuanto a las puertas convencionales, el principal problema que presentan es el espacio. Cuando una puerta se abre en determinados aparcamientos, como por ejemplo en batería, o en garajes poco espaciosos, hay poco margen de maniobra para salir del vehículo.

Suspensión

La suspensión es parte fundamental para la estabilidad y comodidad del coche. La combinación de neumáticos (ya hemos hablado de su importancia), amortiguadores, muelles y bujes de suspensión, absorben las irregularidades del terreno. Un buen cuidado de estas partes del coche, lo hará más estable. Cuanto más firmes sean estos elementos, mejor será la respuesta del coche.

Para que la suspensión funcione sin problemas, también es importante la estructura y la calidad de fabricación del chasis. La estructura ha de ser rígida y resistente, ya que si se mueve o tambalea, la suspensión hará lo mismo. Cuando los amortiguadores sufren un desgaste y quedan obsoletos, el coche va dando botes como si fuera una pelota de baloncesto. 🏀

Se recomienda que los amortiguadores se revisen cada 20.000 kilómetros, ya que se considera que la vida útil de los componentes duran menos de 80.000 kilómetros aproximadamente y conviene asegurarse de que todo funcione bien.

¿Qué te parece el artículo? ¿Tu coche cumple con los requisitos necesarios para ser realmente cómodo?

Fuente de contenido: coches.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *