Cuándo hacer las revisiones de tu coche

Comodidad en el coche
Comodidad en el coche
10 enero, 2020
Las carreteras más peligrosas del mundo
Las carreteras más peligrosas del mundo
24 enero, 2020
Cuándo hacer la revisión del coche

Cuándo hacer la revisión del coche

¿Nunca sabes cuándo le tocaría pasar una revisión rutinaria a tu coche? Vamos a contarte cada cuánto tiempo le convendría a tu vehículo pasar una de estas revisiones y por qué. Hay muchas cosas que se valoran en un coche, pero a la hora de la verdad, la seguridad es lo más importante.

Momento para la revisión

Hay muchas averías y accidentes automovilísticos (por no decir la gran mayoría) que suceden por no haber pasado las revisiones pertinentes y que se podrían haber evitado perfectamente teniendo un poco de responsabilidad sobre el vehículo. ¿Cuándo hacer las revisiones de tu coche?

Por norma general, en los vehículos nuevos, la primera revisión es recomendable pasarla entre los 10.000 y los 15.000 kilómetros. La segunda revisión se debería dar a los 30.000 o 35.000 kilómetros y la tercera, a partir de los 60.000. Además de esto, la recomendación que damos es que antes de cada viaje largo que queramos realizar, se lleve el vehículo al taller para que nada falle y tenerlo listo para la acción.

La ITV

No hace falta decir que la revisión de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) es obligatoria para todos los automóviles. La periodicidad de esta revisión dependerá del tiempo que tenga el vehículo. Los nuevos deben realizarla a los cuatro años; posteriormente, cada dos; y cuando pasen de los 10 años, será anualmente. Los fallos más frecuentes en las revisiones de la ITV tienen que ver con el estado de las ruedas, los sistemas de iluminación y los frenos.

Otro de los factores, al cual se le está dando cada vez más importancia por la emergencia climática, es el de las emisiones contaminantes. Es importante que tu coche no sea muy contaminante, por tu bien y el de todos. En muchas ciudades ya hay zonas acotadas por las que solo pueden circular coches con la etiqueta ECO o 100% eléctricos. El volumen límite de CO2 que un coche puede emitir si tiene matrícula anterior al 1/10/1986 es de un 5% y si fue matriculado después de esa fecha, sería de un 3,5%.

Los vehículos diésel llevan un tiempo en el punto de mira por ser más contaminantes, aunque de momento no se ha aplicado ningún impuesto específico para este tipo de coches.

Revisa tu coche antes de un viaje largo

Como ya te hemos dicho, es importante que tu coche pase una rápida revisión para la puesta a punto antes de realizar un viaje largo. Toda prevención es poca para asegurarse la máxima seguridad posible al volante.

Siempre planificamos nuestras vacaciones y pensamos en lo bien que lo vamos a pasar, el moreno que vamos a tener a la vuelta, o en desconectar de la rutina, pero muchas veces se nos olvida que lo importante del trayecto es que el coche esté en las mejores condiciones para que no nos deje tirados, ya que entonces no nos valdrían de nada todas las ilusiones que tenemos puestas en el viaje.

Hace dos semanas, compartimos contigo un post sobre propósitos de año nuevo para cuidar tu coche en el que te contábamos qué elementos del mismo deberías cuidar para que todo vaya rodado.

Ahora te comentamos que para esta revisión pre-viaje, es importante que se inspeccionen elementos tan indispensables como los frenos, las luces, el aceite y líquido refrigerante, las escobillas del limpiaparabrisas (por si te toca un trayecto con lluvia), los neumáticos, los amortiguadores y el aire acondicionado.

Que tu coche no te deje tirado

¿Qué debes revisar?

Uno de los puntos fundamentales de la revisión, en el que siempre hacemos hincapié (sí, podemos ser un poco pesados 🤣), son los neumáticos. Si uno de ellos está en mal estado, la rueda puede reventar en cualquier momento y perderemos el control del coche. Hay que tener especialmente mucho ojo con las altas temperaturas ya que el asfalto puede estar muy caliente. Es importante revisar antes del viaje la presión de los neumáticos y el desgaste de la goma.

Los amortiguadores soportan el impacto de los neumáticos sobre la calzada. Su estado debe ser bueno para una correcta suspensión. Una prueba que puedes hacer para comprobar si los amortiguadores están bien, un poco rudimentaria, consiste en presionar sobre el capó (con el motor apagado y el coche parado). Si el coche da un solo bote y vuelve a su posición normal, los amortiguadores están bien, si rebota más veces, es el momento de cambiarlos.

El aire acondicionado es muy importante que funcione con normalidad, sobre todo si viajas en verano con 40ºC a la sombra 🥵. Ten presente siempre que es vital revisar los filtros y limpiarlos antes del viaje, no te vaya a jugar una mala pasada después. Si permanece sucio, además de acumular polvo que respiramos y de poder averiar el conducto, hace que el coche consuma más, debido al sobreesfuerzo al que se expone.

Hay aseguradoras que ofrecen asistencia en viaje, un servicio en la que incluyen asistencia en carretera e incluso reparación en el momento, si la avería tiene fácil solución. También puede asistirte una grúa y no tener que preocuparte del accidente, más allá de que tardarás un poquito más en llegar a tu destino vacacional.

Conclusión

Tanto por razones de durabilidad del vehículo, como por otras razones, ya sean económicas, y sobre todo de seguridad, es imprescindible mantener el coche en perfecto estado, cuídalo todo lo que puedas. La finalidad de las revisiones que te hemos comentado, no es otra que la de optimizar el estado de la mecánica y seguridad del automóvil.

También conviene decir que los fabricantes aconsejan, después de la compra del coche, cuándo debe pasar las revisiones pertinentes. Es bueno hacerles caso, ya que los consejos que te hemos dado, aunque son fiables y contrastados, son un poco genéricos. Los fabricantes pueden darte datos y consejos más personalizados para tu coche, porque cada vehículo tiene unos tamaños, funciones técnicas, elementos de seguridad, potencia o motores distintos entre sí.

Tras seguir las indicaciones del fabricante, se sellará el libro de servicio del coche donde aparecerán las revisiones que se han llevado a cabo y así tener al menos una ligera idea de lo que han tenido que reforzar o reparar. De esta manera, si notabas algo raro en el coche y después de llevarlo al taller y repararlo, quedará constancia de cuál era el problema y sabrás que hacer si vuelves a sentir las mismas sensaciones en tu coche.

Si dudabas sobre cuándo tenías que llevar tu coche a revisión, seguro que te hemos aclarado algunas dudas. Y cuando llegue el verano o hagas un viaje largo, recuerda los consejos que te hemos dado. ¡Nos volvemos a leer en el Lavablog la semana que viene! 😉

Información recogida de autofácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *