El origen del autolavado

Un buen plan con mi bici
Un buen plan con mi bici
12 junio, 2020
Madrid Central
Madrid Central
26 junio, 2020
El origen del autolavado

El origen del autolavado

¡Hola de nuevo! ¿Qué tal la semana? Seguro que nos has echado de menos en estos 7 días. Esperamos que esta semana sea tan buena como la anterior, o mejor. Te recomendamos que cojas asiento y te prepares para el post de hoy, que promete ser muy interesante. Te hablaremos sobre el origen del autolavado.

Antes de que sigas leyendo… ¿Hace cuánto tiempo crees que abrió el primer autolavado? ¿Te imaginas cómo era? Pues bien, ahora ya puedes seguir leyendo y ver si estabas en lo cierto o no te has acercado en absoluto 😁

El primer autolavado

Pues el primer autolavado data, nada más y nada menos, que de 1924. ¿Sorprendido? Pues lo estarás más aún cuando sepas cómo funcionaba. El Automobile Washbowl, que es como se llamaba, era un autolavado bastante peculiar. Tu coche incluso podía salir con algunas zonas sin limpiar 😂

Por aquel entonces, había más carruajes de caballos que coches, por lo que te podrás imaginar la cantidad de suciedad y estiércol que había en las calles… Ya nos entiendes 😅 Actualmente solo nos tenemos que preocupar por si tiene un poco de polvo, arena, o “regalitos” de los pájaros, pero antes era algo más duro.

A alguien se le ocurrió la brillante y revolucionaria idea de que los coches debían contar con un espacio donde ser lavados con comodidad. Para la época, y poniéndonos en la piel de los ciudadanos de ese momento, puede que ese espacio fuera más o menos efectivo, aunque ahora nos parece una locura.

Reliquia automovilística
El origen del autolavado: primeros coches

¿De qué se trataba? ¡De una plaza inundada de agua! Sí, tan simple como eso. Un hombre de Chicago encontró la idea de su vida, después de pensar cómo podría lavar coches sin que los dueños tuvieran que esforzarse demasiado.

De esta manera, dio solución a las necesidades de los conductores, que tan hartos estaban de quitar los excrementos de los bajos y neumáticos de sus vehículos. Así se creó el primer autolavado (oficial) del mundo, sin mangueras a presión ni boxes.

Los coches rodaban a una velocidad de unos 20 km/h dando varias vueltas. La velocidad era la adecuada para que el agua salpicara y fuera quitando, de manera muy rústica, la suciedad incrustada en la pintura. No tenían la precisión de los autolavados de Lavaplus, pero no estaba nada mal para tratarse de los comienzos del siglo XX.

El autolavado de Detroit

Aunque oficialmente fue el de Chicago el primer autolavado de coches de la historia, unos hermanos de Detroit hicieron un apaño semi profesional en 1914 bastante llamativo. No tenía máquinas y era todo manual, pero era digno de admirar para la época.

Crearon una plataforma de ensamblaje, mediante la cual uno de ellos podía empujar el coche, mientras otro enjuagaba el coche con jabón, y un tercer hombre lo secaba. Un sistema manual bastante trabajado en la conocida como “ciudad del motor”.

Este sistema fue creado tomando como referencia el montaje en cadena de los automóviles, que comenzó Henry Ford en 1908. Cada uno se especializaba en una parte de la cadena, y se ocupaba solamente de eso, pudiendo pulir su trabajo y hacerlo a la perfección.

El autolavado de vehículos vivió una gran evolución a partir de 1940, cuando el túnel de lavado se convierte en un componente más del paisaje automovilístico del lugar. Las instalaciones se alojaban en edificios anexos a los talleres en los que se trabajaba con los coches.

Fue entonces cuando se incorporaron las primeras máquinas para facilitar el trabajo. Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos crece tecnológicamente y en el país emergen los autolavados dentro de las gasolineras.

Finalmente, en 1947, y también en Detroit, se implantó el primer autolavado semiautomático de la historia. Fue en 1951 cuando los hermanos Archie empezaron a enjabonar los vehículos de manera automática mediante boquillas. A partir de ahí, todo se fue perfeccionando, hasta llegar a nuestros días.

Lavaplus

En la actualidad, los autolavados han mejorado muchísimo. Máquinas perfeccionadas, cepillos más suaves que no rallan la pintura, presión adecuada… En Lavaplus puedes comprobar que tenemos la mejor y más puntera tecnología en cuanto al lavado y secado de vehículos.

Lavaplus nació hace 27 años como un autolavado de vehículos. Poco a poco, fuimos creciendo y contando con nuevos centros. Los servicios iban en aumento y nosotros también nos íbamos modernizando. Nuevos periféricos, mejor calidad, avances tecnológicos punteros… Incluso cambio de imagen.

Nuestra principal actividad siempre se ha centrado en el autolavado de vehículos, siendo además el trato al cliente nuestro distintivo. Ofrecemos el mejor trato a las personas que se acercan a nuestra casa, como lo haría cualquier buen anfitrión, porque gracias a vosotros, somos lo que somos hoy en día.

Autolavado
El origen del autolavado: Lavaplus

El servicio de autolavado destaca por ser algo súper fácil de utilizar, muy intuitivo y práctico. Tanto en túnel de lavado como en los boxes, podrás usar un servicio a la última en este aspecto. Podrás lavar el vehículo sin esfuerzo e igualmente secarlo, sin rayar la pintura gracias al material de nuestros cepillos y a su buen cuidado y mantenimiento.

En el box de lavado de alta presión, las instalaciones cuentan con agua caliente para facilitar la eliminación de la suciedad en el vehículo, incluyendo las partes más difíciles, gracias también a la acción del potente desengrasante.

Algo que nos diferencia con respecto al resto, es la incorporación del cepillo en el box de lavado. Como tenemos una gran confianza, y ello supone una mejor comunicación con nuestros clientes, nos dimos cuenta de que lo llevaban demandando mucho tiempo, y nosotros hemos escuchado las sugerencias, haciendo esto realidad.

Los aspiradores de última generación se acompañan de un gran mantenimiento técnico. Esto, sumado a la limpieza frecuente de filtros, nos ayuda a que el aspirado del vehículo sea una tarea sencilla, gracias también, a una potencia mayor.

Y con este recorrido desde 1914 hasta 2020, terminamos por hoy. Esperamos que te haya gustado este post sobre el origen del autolavado. ¡Hasta la semama que viene!

Información recogida de DriveSmart.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *