Junta de culata: ¿Qué es y por qué cuesta tanto su reparación?

cosas que no debes hacer en una gasolinera
Cosas que nunca debes hacer en una gasolinera
4 enero, 2019
limpieza moto paso a paso
Cómo limpiar la moto paso a paso
18 enero, 2019
junta de culata

En lo relativo a la mecánica de los vehículos, en Lavaplus siempre queremos ayudaros con consejos y recomendaciones para su mantenimiento y buen uso. Hemos hablado de la batería, de los discos de freno o los filtros. No obstante, aún quedan muchos elementos que descubrir y aprender cosas nuevas sobre ellos.

En este nuevo blog vamos a ver uno nuevo: la junta de culata. Si eres un conductor medio, habrás escuchado hablar de ésta pero seguramente no sabrás cuál es su función específica. Lo que más puede sonarte es que una avería o rotura de esta pieza puede tener un coste altísimo y que por ello es muy importante su mantenimiento. Por ello, os vamos a contar cómo funciona y, sobre todo, cómo evitar una avería. Quédate que empezamos ya.

Junta de culata, ¿cuál es su función?

Entrando ya en materia, el cometido principal de esta parte del vehículo es simple pero clave. Consiste en una fina lámina situada entre la culata y el bloque motor y su misión se centra en sellar e incomunicar ambos elementos. Es decir, evita que durante la combustión del motor se mezcle el líquido refrigerante y el aceite de motor. En resumidas cuentas, si la junta de culata no funciona de manera correcta, se puede liar parda. De ahí a que su avería cuesta tanto arreglarla en términos económicos.

Así explicado, la junta de culata puede parecer un elemento sencillo y básico dentro de la estructura del vehículo. Sin embargo, no es así para nada. Esta pieza tiene una compleja composición. Por un lado, debe poder deformarse para que la zona donde se encuentra quede cerrada herméticamente. Por otro, tiene que contar con una resistencia bastante alta para poder soportar las altas temperaturas y las presiones.

junta de culata

La junta de culata es una pieza sencilla pero laboriosa en su creación | Fuente: coches.com

Tipos de junta de culata.

La junta de culata básica está formada por amianto y envuelto en dos láminas de cobre. Aunque existen diferentes tipos, los cuáles vamos a ver a continuación. Además del material que estén hechas, la tipología de las juntas depende de la culata a la que acompañen y también a la relación de compresión del motor:

  • Una sola pieza metálica, de cobre y aluminio
  • Una sola pieza metálica de acero y canales de diferente profundidad
  • De composite o resinas recubierta de chapa metálica.
  • Compuestas, formadas por varias láminas de distintos materiales
  • Flexibles y prensadas, con materiales como el hierro o el amianto.

Motivos de avería de la junta de culata

Una vez introducidos en el mundo de la junta de culata, es momento de ver qué motivos y síntomas afectan a la buena salud de esta pieza imprescindible. Algunas de las posibilidades que se van a explicar pueden depender de nuestro uso del vehículo. No obstante, hay otras que pueden ocurrir sin nuestra intervención. Vamos a verlas:

  • La temperatura media del motor es más alta de lo normal
  • Existen partículas de aceite de motor en el circuito del anticongelante o viceversa.
  • Un nivel bajo de líquido anticongelante, sin fuga explícita.
  • Salida de agua por el tubo de escape. Esta es causada por la filtración del líquido anticongelante en algún cilindro del motor.
  • Demasiada presión en los manguitos del circuito de refrigeración o rotura de alguno de éstos.

Existe una prueba casera para poder detectar el mal funcionamiento de la junta. Con el motor frío, destapar el tapón del vaso de expansión. Si tras 12 horas aún existe presión en él, la junta está afectada.

En todos los casos anteriores, debemos acudir al taller. Allí los profesionales realizarán algunas pruebas para comprobar el estado de la junta. Una de las pruebas más extendidas consiste en utilizar un tubo con un líquido azul en su interior. El extremo del tubo se introduce en el vaso de expansión. Con el motor a temperatura de encendido, si el líquido azul comienza a ponerse amarillento es señal de que hay resto de hidrocarburos y por tanto, la junta está afectada.

¿Cuánto cuesta arreglar la junta?

Seguro que desde el primer párrafo donde mencionamos el alto coste del arreglo de esta pieza, estabais esperando este apartado. Pues bien, el precio es alto debido a la complejidad en la reparación de este elemento. Normalmente se lleva a cabo la sustitución directa, ya que es más eficiente a largo plazo. De media, las horas de trabajo para hacer esta reparación está en doce. A eso le sumamos el precio de los materiales y nos sale una cantidad bastante respetable. En los peores casos, puede rondar los 4000/5000 euros. Con esto, te recomendamos que hagas un buen uso de tu vehículo y que lleves al día las revisiones periódicas. Haz lo mejor para tu coche, él te lo agradecerá.

Información recogida de coches.com y autofacil.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *