Los coches eléctricos

Las carreteras más peligrosas del mundo
Las carreteras más peligrosas del mundo
24 enero, 2020
En ruta con mi coche
De ruta por los Paradores
7 febrero, 2020
Los coches eléctricos

Los coches eléctricos

Más de uno de vosotros os habréis preguntado en los últimos años si merece la pena comprarse un coche eléctrico o si es mejor esperar a que se desarrollen más, tanto la propia tecnología del coche como las infraestructuras que permitan cargarlo en diversos puntos de la ciudad. Os daremos datos objetivos sobre estos coches, que todo parece indicar que son el futuro. Veremos si ese futuro para los coches eléctricos es cercano o no tan cercano.

Datos sobre los coches eléctricos

Todos queremos proteger el planeta y cuidar el medio ambiente, y si además eso hace ahorrarnos un buen dinero en combustible, mejor que mejor. Pero, ¿es viable comprarse un coche 100% eléctrico hoy en día? ¿Hay suficientes infraestructuras como para llegar de un punto a otro, por ejemplo, desde Madrid hasta Sevilla, pudiendo recargar el coche por el camino? ¿Aguanta mucho tiempo una batería actualmente?

Empecemos por lo importante. La causa principal por la que los coches serán puramente eléctricos en el futuro (o al menos la mayoría), es porque un motor eléctrico puede ser hasta 3 veces más eficiente que uno de combustión interna.

En estos años, en los que se está dando cada vez más importancia al medio ambiente y hay una creciente preocupación por el cambio climático, empezar a combatir el calentamiento global haciendo coches eco, es un primer gran paso.

El aspecto económico es muy importante también. Un conductor puede ahorrarse mucho dinero al año. Si usa el coche todos los días, dependiendo de las distancias que recorra, puede ahorrarse entre 1.000 o 2.000 euros al año. El bolsillo lo notarás mucho más abultado que con un gasolina o diésel 😁

Los coches eléctricos

Ventajas e inconvenientes

Como ventaja técnica importante, cabe destacar que los coches eléctricos tienen mejor respuesta de aceleración al aprovechar la potencia propulsada más eficientemente y sin retardo. También pueden desarrollar una mayor estabilidad en las curvas y optimizar la seguridad.

Algunos prefieren coches de combustión interna porque echan de menos el ruido del motor y llevar una conducción más tradicional, lo que en cierto modo tiene un encanto especial para muchas personas.

De la misma manera pasa con el cambio de marchas, siempre hay nostálgicos que prefieren conducir un coche manual. Esto va desapareciendo del parque automovilístico, y por supuesto, también lo hará en los coches eléctricos.

Según la tecnología va avanzando, van mejorando las condiciones y elementos de este tipo de coches. Algunos son capaces de recargar energía de los frenados, prolongando además la vida útil del coche y teniendo los frenos mejor cuidados. También se han desarrollado proyectos de ciudades inteligentes en los que se ha estudiado que las calles proporcionen energía eléctrica al coche mediante infraestructuras subterráneas o a pie de asfalto.

Como desventaja, conviene avisar de que las baterías que necesitan este tipo de coches son muy costosas. Además, cuando se agotan, recargarlas llevará un tiempo de aproximadamente nueve horas, al menos hasta que se vaya mejorando la tecnología de carga. De esta manera, si se quiere hacer un viaje largo, a medio camino cargaríamos la batería solo parcialmente para seguir el trayecto (a no ser que pasemos la noche en la estación de servicio).

Otra opción para recargar el coche totalmente sin tener que esperar tanto, sería cambiar por completo la batería agotada por otra cargada al 100%, pero además de ser muy costoso, es bastante incómodo llevar una batería con nosotros. Tampoco sería fácil acoplarla si lo hacemos nosotros mismos y no somos expertos en la materia.

Posible caso real

Es decir, en un caso práctico, si salgo con un coche eléctrico desde Albacete y quiero llegar a Burdeos, pero la batería solo me aguanta hasta los Pirineos, tendría que pasar la noche en un hostal de carretera o cargar parcialmente la batería, esperando un par de horas para poder llegar a Burdeos con suficiente batería.

En estos términos, comprar un coche eléctrico ahora mismo no merece del todo la pena, al menos no hasta que lo desarrollen un poco más. Sin embargo, si no sois de hacer viajes largos en coche o no os importa pasar por alguno de los escenarios mencionados anteriormente, el coche eléctrico es la mejor opción.

Tampoco ayuda actualmente que el coste del coche como precio inicial sea mucho más caro que el de uno convencional. En muchas ocasiones, el precio de un coche eléctrico triplica a uno de gasolina o diésel, a pesar de que hay entidades públicas europeas que promueven la compra y el uso de los coches eléctricos y energías renovables.

Os podemos decir también, como ventaja extra, que los coches eléctricos son más baratos en cuanto a reparaciones, puesto que no tienen embrague, filtros, aceite ni correa de distribución, entre otras cosas. Osea, tendrás menos visitas al taller y más baratas.

El coche eléctrico en España

Pese a que la matriculación de coches eléctricos en España ha incrementado un 64% en 2019, la cuota de mercado sigue siendo baja. Además, estos datos son un tanto engañosos, ya que ha incrementado sobre todo en flotas y no en particulares. Las marcas de coches eléctricos más vendidas en España durante el año pasado fueron Tesla, Nissan y Smart.

Como ya hemos comentado, las infraestructuras disponibles para cargar los coches eléctricos no son las mejores, son pocas y distanciadas. En España es especialmente desfavorable este aspecto, aún falta mucho para conseguir una buena estructura de servicios para poder circular sin problemas desde una ciudad española hasta otra.

Alternativas

Como alternativa, es buen momento para comprar un coche híbrido, ya que contamina menos y tiene la opción de repostar con carburante. De esta manera no tendremos los problemas que hemos estado comentando de autonomía y podremos circular (de Albacete a Burdeos 😂) sin ningún problema.

Los híbridos son más económicos que los eléctricos, y para muchos, también más bonitos, eso ya es cuestión de gustos. Además, todas las marcas o prácticamente todas, ofrecen ya coches híbridos.

Si eres de moverte por ciudad y vives en la capital, otra buena alternativa es conducir un coche 100% eléctrico que ofrecen algunas marcas a través de aplicaciones como Zity o Emov. Tiene múltiples ventajas. Normalmente son coches pequeños fáciles de aparcar con los que te puedes desplazar sin problemas por toda la ciudad y con los que puedes circular por zonas restringidas al tráfico a coches contaminantes o sin etiqueta ECO.

Conclusión

Visto todo esto, puedes ser más de coche eléctrico o convencional, ya que cada uno tiene sus gustos tanto a nivel de diseño como de conducción, por no hablar del aspecto económico. Pero una cosa está clara, para evitar contaminar más el planeta, hay que renovar el parque automovilístico. Hay muchos coches en circulación que tienen más de 20 años y cumplen por los pelos con la normativa de emisiones.

Así que nosotros no tenemos nada más que añadir por hoy. Si te ha gustado el post puedes comentar qué te ha parecido y contarnos si tú eres de coche eléctrico, de gasolina, de diésel, o quizá de transporte público 🤣

Nos vemos y leemos la semana que viene en el mismo sitio de siempre, aquí, en el LavaBlog, donde todos los amantes de los coches y las motos (incluso de las bicicletas) tienen cabida. ¡Buena semana!

Información obtenida de: Xataca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *