Frenos del coche, ¿cómo cuidar de ellos?

lavado exterior del coche
¿Cómo limpiar el exterior del coche?
5 diciembre, 2018
regalos para los apasionados de los coches y las motos
regalos navideños para apasionados de los coches y las motos
20 diciembre, 2018
frenos del coche

Casi llegando ya a las fiestas de Navidad, en Lavaplus volvemos a hablar de la mecánica del coche en nuestro blog. En esta ocasión, queremos contaros y enseñaros a cómo cuidar un elemento vital para la conducción. Y es que sin este, nuestra https://lavaplus.esconducción sería mucho menos seguro.

En efecto, vamos a hablar de los frenos. Con ellos, nos aseguramos el poder parar nuestro vehículo en cualquier situación: semáforos, cruces, cuestas y, sobre todo, en situaciones en las que podemos colisionar con otro vehículo. Por ello, creemos súper importante para nuestra seguridad y con ello, su mantenimiento. Así que no te pierdas este blog, que te será de mucha ayuda.

¿Qué tipos de frenos existen?

Bien, empezamos por lo básico: los tipos de frenos. Sin duda alguna, los más conocidos y usado son los discos de freno. Sin embargo, no hace tanto tiempo se usaban los llamados frenos de tambor, que se montaban en las cuatro ruedas. Un tercer tipo de freno es el que llamamos freno de estacionamiento o de mano. Veámoslos en detalle:

Freno de disco: El actual de la amplia mayoría de vehículos, se compone de un disco rotativo sobre el que se ejerce presión a través de las llamadas pinzas de freno. Éstas  tienen el material de fricción necesario para el frenado).

Freno de tambor: El anterior al freno de disco, consiste de un tambor que gira en el mismo sentido de la rueda y que era capaz de frenar la rueda cuando ésta hacía contacto con él.

Freno de estacionamiento: Este ejerce presión sobre las ruedas posteriores y su utilidad se reduce al fijar el vehículo cuando está aparcado o cuestas pronunciadas.

El funcionamiento de los frenos

Tras haber visto los tipos de frenos, es importante saber cuál es el funcionamiento exacto de éstos. Así, en caso de avería, podrás conocer de primera mano la causa que lo ha producido.

El funcionamiento es sencillo de entender: al pisar el pedal del freno, se activa una bomba hidráulica en la que se haya el líquido de frenos. Este se dirige hacia las pinzas de freno, mencionadas anteriormente. ¿Cómo acciona el líquido a las pinzas? A través de la presión. Así, las pinzas hacen fricción con el disco. El cambio de energía cinética a calor disipado hace que el vehículo desacelere. Es fácil de entender ¿no¿ Esto nos lleva al siguiente apartado, en el que hablaremos del mantenimiento de las tres partes involucradas en el sistema de frenos: Las pinzas, el líquido y el disco.

los frenos del coche

Así funcionan los frenos del coche | Fuente: Mecánica Motriz

¿Cómo se lleva a cabo un buen mantenimiento de los frenos?

Este mantenimiento es de los más importantes de los explicados hasta ahora. El motivo es fácil: es el elemento que te pueda hacer de pasar de un pequeño susto en la carretera a un accidente monumental. Todo depende de su buen estado.

Como hemos introducido antes, los elementos más susceptible de cambio son las pinzas, el líquido y el disco. Y es que al ser componentes que son usados en una fricción constante, su desgaste es inevitable. Es verdad que con una conducción estándar, las pastilla te pueden duran hasta 100.000 kms, y el disco, incluso durar más que la vida del vehículo en sí. Por su parte, el líquido de frenos si es algo que debemos cambiar de manera periódica.

Si nos centramos en las pastillas, a priori es complicado de revisar periódicamente, ya que seguramente tengamos que desmontar la rueda. Aunque es verdad que no se necesita llevar un control tan exhaustivo. Además, existen pastillas que llevan un avisador acústico, el cual se acciona cuando éstas están empezando a terminarse. Pero éstas no son muy de fiar, ya que algunas suenan a la semana de ser instaladas. También se cuenta con el piloto eléctrico del vehículo con algunos modelos. Pero si no, habrá que visualizarlas de manera analógica

La clave está en saber cuándo cambiarlas. Normalmente las pastillas lleva una hendidura. Cuando ya no se visibilice, es hora de reponer pastillas. Si por el contrario no cuentas con esa marca, cuando solo quedan 3 o 4 milímetros hasta el soporte principal, es el momento.

El líquido de frenos necesita de una revisión y renovación más constantes. Lo más importante de este componente es comprobar el nivel del tanque donde se almacena. Éste suele estar en la parte izquierda del coche, situado encima del cilindro maestro. El tanque tiene las marcas de mínimo y máximo.

Si el líquido sobrepasa la línea de máximo, significará que seguramente haya entrado aire en los conductos del sistema de frenos que llevan el líquido a las pastillas. En ese caso, habrá que hacer lo que se llama como purgado (extraer ese aire). Por otro lado, si está debajo del mínimo habrá que rellenarlo, sin antes comprobar que el tanque no tiene pérdidas. A la hora de rellenar, es clave no dejar mucho tiempo abierto el tapón del tanque. El líquido de frenos tiene una propiedad con la que tiende a absorber agua del ambiente, lo que le hace perder sus propiedades base. Por último, el cambio recomendable para el líquido es cada dos años.

Frenos del coche

Dentro de los discos de frenos, existen diferentes tipos | Fuente: BBSport

En tercer lugar, el disco. Al contrario que los elementos anteriores, no necesitan tanto mantenimiento si se le da un correcto uso. Existe un truco con el que podemos saber más o menos el estado del disco. Éste consiste en pasar la uña por el disco. Si se engancha, debes cambiar los discos ya que están desgastados. Aunque mejor consulta con un profesional, que te dará una opinión más fiable. Algunos de los problemas a los que se enfrenta los discos son la fractura y el alebeo.

¡Qué no se te pase el mantenimiento!

Una vez leído todo esto, es muy importante que lleves a cabo un buen mantenimiento de los frenos. Así evitaremos sustos en la conducción e iremos muy seguros en la carretera. En tus manos está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *