¿Cuál es el origen de los dispositivos del coche?

Consejos para ser un buen copiloto en la moto
17 mayo, 2019
rodaje del coche
Cómo hacer un buen rodaje a un coche nuevo
31 mayo, 2019
origen dispositivos coche

Ya terminando mayo, nos ponemos manos a la obra una semana más para ofreceros el mejor contenido relacionado con el mundo de la automoción. En este nuevo blog vamos a volver al origen. Sí, porque no hay mejor forma de entender el presente que volver al origen, ¿no?. Qué filosóficos nos ponemos eh 😛 . Pero sí, hoy queremos centrarnos en el origen de alguno de los dispositivos que nos acompañan en nuestro coche día a día.

Y es que aunque sean elementos que están ahí todos los días y pasemos un poco de ellos, éstos tienen un origen y una historia que contar. Es por ello que en el lavablog vamos a darle un pequeño homenaje. Así podréis conocer de primera mano de dónde proceden y cómo se crearon. Preparaos por este viaje a través del tiempo, ¡comenzamos!

El origen de los dispositivos más usados en el coche

Diariamente, estos dispositivos nos ayudan a realizar una conducción más eficaz y segura. A estos ahora no los tenemos presente porque los usamos de manera mecánica y sin darle mucha importancia. No obstante, fueron añadiéndose a lo largo de la historia del automóvil. Por ejemplo, el intermitente no llegó hasta los años 30. Antes simplemente se sacaba el brazo para indicar si se iba a la izquierda o a la derecha. Una práctica un tanto peligrosa. Esta y otros muchas curiosidades os la contamos a continuación:

El intermitente

Como hemos comentado, fue en los años 30 cuando este dispositivo se empezó a incluir en los automóviles. No obstante, ya anteriormente habían aparecido diferentes experimentos para facilitar la indicación de la dirección del coche. Una de ellas fue la de Florence Lawrence, la considerada primera estrella del cine de la historia. Su pasión por el motor le llevó a crear varias mejoras, no solo con un un modelo de intermitente, sino con otros elementos como la señal de freno. No obstante, no patentó ninguna de sus ideas y por ello no se le atribuye a ella este invento.

Fue Edgard A. Walz Jr. el que patentó un dispositivo con dos flechas que se iluminaban dependiendo de la dirección a la que fueras. Sin embargo, fue Joseph Bell el que patentó las luces intermitentes (más rudimentarias que como las conocemos actualmente) y 1939 la marca Buick fue la primera en insertar en sus modelos estas luces. Es curioso que hasta los años 50 el resto de las marcas no lo incluyesen en sus modelos.

origen dispositivo coches
El limpiaparabrisas y el retrovisor siempre nos acompañan en la conducción, ¿qué mínimo que conocer su origen?

El claxon

Fue el empresario y músico aficionado Claude H. Foster el que creo el primer prototipo de bocina para coches. El aumento del tráfico en Reino Unido y con ello, del ruido en las calles, dificultaba el avisar a otros conductores en situaciones de conflicto o peligro. Por ello, Foster basándose en el sistema acústico del trombón, creó la primera bocina mecánica para los coches. Con este instrumento se aumentó aún más el ruido en las calles, pero ayudaba a prevenir a los conductores. Cabe destacar que Foster también inventó el primer amortiguador.

Paralelamente, el que llegó a ser ingeniero jefe de Thomas Edison, Miller Reese Hutchison, creó la primera bocina eléctrica en 1908. Esta versión fue la que más tarde añadiría General Motors a sus modelos y por tanto, la versión “ganadora”.

El retrovisor

Este elemento clave para una conducción segura no fue usado en un automóvil hasta 1911. Pero antes ya se mencionó el uso de un espejo para controlar la conducción. Fue Dorothy Levitt, la primera mujer piloto que ganó una competición la que inició el uso. En su libro titulado Woman and the Car: A chatty little handbook for all women who motor or who want to motor recomienda usar un espejo de mano de vez en cuando durante la conducción para controlar el tráfico trasero.

origen dispositivos coches
El claxon tiene su origen a raíz de una ley británica de finales del siglo XX

Fue en las 500 millas de Indianápolis donde se utilizó oficialmente un espejo retrovisor. Fue el ganador de la carrera, Ray Harroun el que incorporó en su bolido un espejo para controlar la posición de sus rivales. Normalmente esto lo avisaba el mecánico que iba sentado junto al piloto. No obstante, el modelo que usó Harroun era uniplaza, por lo que el mecánico fue cambiado por este espejo. Este sería el precursor del retrovisor tal y como lo conocemos hoy.

El limpiaparabrisas

Al igual que los anteriores dispositivos, fueron dos mujeres las promotoras de éste. No obstante, debido a la mentalidad machista de la época no se reconoció su talento a la hora de la invención. La primera de ellas fue Mary Anderson que, tras un viaje de tranvía en el que el conductor se tenía que parar cada dos por tres para bajarse y limpiar los cristales, inventó el primer limpiaparabrisas. No obstante, nadie le hizo caso y pasó desapercibida esa revolución. Fue Henry Ford, tras la expiración de la patente de Anderson, el que empezó a instalarlos en los Ford T.

La otra mujer a mencionar es la madre de Florence Lawrence, Lotta Lawrence la que creó otro sistema de parabrisas. Éste se accionaba mediante un motor y limpiaba tanto el exterior como el interior de los cristales. Al igual que su hija, no tuvo el éxito que debió tener debido a la mentalidad retrógrada de la sociedad.

Por último, el sistema de parabrisas que conocemos ahora mismo fue obra de Robert Kearns. Éste le añadió el “parpadeo” actual que tienen los limpiaparabrisas ya que se quedó tuerto y cuando accionaba el limpiaparabrisas no podía ver bien la carretera.

¿Conoces el origen de algún dispositivo?

Ahora es vuestro turno amigos de Lavaplus. Os hemos contado alguno de los orígenes de los dispositivos más famosos de los vehículos. No obstante, seguro que quedan muchas historias por contar, ¿conoces alguna? Estamos deseando saberlas. Si es así, escríbela en un comentario y nosotros la añadiremos al post, ¡todo vuestro!

Información recogida de ElMotor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *