El Detailing o cómo llevar la limpieza de tu coche a otro nivel

mujeres en el mundo del motor
Mujeres en el mundo del motor: una historia de éxitos sin límites
8 marzo, 2019
coches y primavera
Cómo preparar tu coche para la primavera
29 marzo, 2019
detailing

Hoy queremos adentrarnos de nuevo en el mundo del cuidado del coche. Pero en el cuidado del coche a un nivel mucho más profundo. En anteriores artículos os hemos explicado cómo limpiar o mantener el vehículo o algunas de las partes que lo componen. Sin embargo esta vez vamos a pasar a otro nivel. Un nivel que cualquier apasionado de los coches conocerá ya. No obstante, os queremos sumergir a todos en el mundo del llamado Detailing ¿suena interesante, no?

Y es que esta actividad es muy común entre los amantes del motor y del cuidado de los coches. Sobre todo, se da mucho en las personas que participan en exposiciones y concursos de Tuning y Racing. El Detailing conlleva una técnica muy específica y mucha dedicación. Si os interesa saber más sobre este método de limpieza en profundidad, no os vayáis que comenzamos ya ¡A por ello!

¿En qué consiste el Detailing?

Buena pregunta. Podemos pensar que esto se reduce a darle una limpieza un poco más en profundidad a nuestro coche en un fin de semana. Para nada. Esto es mucho más. Tampoco debemos confundirnos con el término Tuning, del que ya hablamos con anterioridad en el Lavablog. Esta técnica tampoco consiste en cambiar o estilizar partes del coche.

¿Entonces qué es exactamente? Pues bien, el Detailing se centra en sacar el mejor partido de cada una de las piezas de las que se compone nuestro vehículo. Es decir, optimizar y sacar la máxima belleza a éste. El “detallado” se compone de minuciosas técnicas y procesos de limpieza y protección del vehículo. De hecho, se cuentan por millares los distintos productos específicos que existen en el mercado en la actualidad para esta técnica. Ceras, pulidoras, selladores,… todo es poco para toda la dedicación y esmero que un “detailer” puede tener para su coche.

detailing

Si quieres ser detailer, debes cuidar hasta lo más mínimo | Fuente: Fra-Ber

¿Por qué usar el Detailing?

Quizás leyendo estas primeras líneas creáis que esto no va con vosotros y que solo está reservado para profesionales de las exhibiciones de automóviles o apasionados (incluso freaks) del mundo del coche. No obstante, existen algunas razones por las que hacer Detailing sobre el vehículo es importante:

  • La recuperación estética de algunas partes del vehículo que se habían deteriorado con el paso del tiempo
  • Revalorización monetaria de nuestro vehículo
  • Garantía de la conservación y mantenimiento del coche a largo plazo
  • Satisfacción de contar con un coche limpio y llamativo estéticamente.

Elementos centrales del Detailing

Una vez introducido en este mundo, queremos explicaros un poco cuáles son las principales zonas en las que el Detailing se centra. Éstas son la carrocería, los neumáticos y el habitáculo. Esto no quiere decir que el resto de componentes quede olvidado por el Detailing. Esta técnica afecta al conjunto, aunque pone más incidencia en las tres partes principales ya mencionadas.

La carrocería

Como ya comentamos en el artículo dedicado a la carrocería, es el principal elemento estético del coche. El que más se deteriora y el que más expuesto está a todo tipo de suciedad exterior. Por ello, el Detailing se centra mucho en su cuidado. Un detailer de pro puede estar hasta tres horas con ésta. Lo que diferencia un poco del lavado convencional es el antes y el después. Antes de lavarlo se suelen pasar barras de arcillas para eliminar la contaminación del ambiente. Tras el lavado, se lleva a cabo la intervención de ceras para abrillantar. Otro elemento que se suele usar en el Detailing es la pulidora. Esta ayuda a eliminar las imperfecciones que se vayan creando en la pintura.

detailing

Para las imperfecciones de la pintura, una pulidora es lo mejor | Fuente: CertifiedFirst Blog

Neumáticos y llantas

En el Detailing se recomienda que la limpieza tanto de neumáticos y llantas sea lo más recurrente. El motivo es simple: son las que están siempre en contacto con las ruedas. Y es que en el lavado convencional apenas se les tienen en cuenta. Un par de pasaditas con la manguera y listo. Para nada debe ser así.

Lo primero es que se debe limpiar de diferente manera las llantas que el neumático. Las llantas tendrá un lavado similar al de la carrocería, con productos específicos para ellas como son los sellantes. Éstos hacen de protector contra la suciedad, cuál pantalla protectora. En el caso de los neumáticos, no solo se limpia sino que también se han de mantener para su buen comportamiento en carretera. Mejor usar un APC (Limpiador Multiusos) para mejor mantenimiento de la goma y también se suelen usar acondicionadores que nutran el componente principal del neumático.

Habitáculo

Aquí es donde más tiempo se echa cuando llevamos a cabo el Detailing ya que es dónde más tipo de materiales existen. Por ello es clave hacer una limpieza regular, así no nos llevará tanto tiempo. Lo primero aquí es aspirar bien todas las superficies. Tras ello, se ha de aplicar productos específicos para cada material. Así microfibra y limpiacristales para las lunas, limpiadores y acondicionadores para plástico o madera.

Los detalles importan

Como bien dice el nombre de esta técnica, hay que ser muy minuciosos y no dejar nada a la suerte. Es por ello que el resto de elementos de los que no hemos hablado también deben ir en consonancia con los tres principales. De nada os sirve tener una carrocería impoluta si los faros están hechos un desastre.

Así que si quieres dar un pasito en el cuidado de tu coche, únete al Detailing. En el lavablog podrás encontrar algunos artículos para limpiar a conciencia algunos de estos elementos secundarios ¡échales un vistazo!

Información recogida de Motorpasion y Altovolumen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *