¿Renting o leasing?

La fuerza G en los coches
La fuerza G en los coches
5 febrero, 2021
Sanciones por usar el móvil al volante
Sanciones por usar el móvil al volante
19 febrero, 2021
¿Renting o leasing?

¿Renting o leasing?

¡Hola! Ya estamos de vuelta una semana más aquí, en el LavaBlog. Esperamos que lo pases muy bien en San Valentín, ya sea con o sin pareja, porque Cupido a veces tarda un poco en atinar. Esta semana te hablamos de algo de lo que muchos hablan. Para comprar un coche, optaría por… ¿Renting o leasing?

A parte de la compra habitual al contado, o la financiación clásica, existen otros métodos de pago con los que disfrutar de tu nuevo coche. El renting está empezando a ser muy popular en nuestro país, al igual que el leasing, que va asomando la cabeza.

Renting

Aunque muchas personas prefieren una compra tradicional para tener el vehículo en propiedad, el renting gana adeptos. Ya sea porque en pocos años quieren cambiar de coche, porque tienen pensado mudarse en un tiempo y no necesitarán coche, o por cualquier motivo, este método de alquiler está convirtiéndose en popular.

Antes de nada, hay que dejar en claro ese aspecto. Si lo que quieres es tener tu coche en propiedad al finalizar el contrato de compra, el renting no es tu opción, ya que dejarás de tenerlo. Es simplemente un contrato de alquiler, aunque eso sí, el coche lo tendrás nuevo en el momento en el que lo cojas.

Ventajas del renting

La principal ventaja del renting es que podrás cambiar de vehículo cada tres o cuatro años. Aunque hay casos en los que puedes seguir pagando el alquiler del mismo vehículo, lo normal es cambiarlo por otro nuevo, y así conducir un coche nuevo cada pocos años.

Los que tengan una solidez financiera a largo plazo y estabilidad laboral y además sean amantes del motor, tienen esta opción, muy apta para ellos. Verán uno de sus sueños cumplido, el de renovar el coche con frecuencia y presumir de ello.

Renting de coches
¿Renting o leasing?

Otra de las ventajas es que, debido a que el coche que lleves no tendrá más de cuatro años, y seguramente no superes apenas los 100.000km, conducirás un coche muy seguro y con pocas averías si lo cuidas medianamente bien.

Además, en cuanto a diseño, llevarás un coche que vive al día. No te deberá preocupar el paso de los años, el desgaste de la pintura, el diseño interior, etc. Con un modelo de compra tradicional, seguramente tengas un coche para al menos 10 años, lo que conlleva un desgaste mayor.

Las cuotas del renting van en función del precio del vehículo, plazo de contratación y servicios prestados. Si haces menos kilómetros anuales de los previstos, la diferencia se abonará, del mismo modo que tendrás que pagar un poco más si te excedes de kilómetros.

El contrato básico incluye seguro, revisiones oficiales, mantenimiento, reparaciones, impuestos, ITV y el cambio de neumáticos a partir de ‘X’ kilómetros. Como extras, puedes pedir prácticamente lo que quieras, aportando un aval.

Leasing

El leasing está más orientado a empresas o autónomos. La cuota dependerá del tipo de interés de dicha operación. A cada cliente se le ofrece un tipo de interés distinto, según su volumen de ventas, solvencia, garantías, etc.

Ventajas del leasing

Si el leasing se solicita a través de la línea ICO-PYME, te ahorrarás la comisión que siempre piden, en caso de no hacerlo así. El contrato se debe registrar, y el aval no suele ser necesario, aunque sí recomendable para conseguir mejores condiciones.

A diferencia del leasing, al finalizar el contrato por el que has estado pagando mensualmente el alquiler del vehículo, puedes hacerte con él y tenerlo en propiedad. El importe que tendrás que poner vendrá dado por la compañía.

Leasing
¿Renting o leasing?

Normalmente suele ser un coste reducido, y valorado según el valor residual del vehículo en cuestión. Aunque esto conlleva un dilema, ya que si te haces con el vehículo en propiedad, ya no podrás disfrutar de las ventajas que venías disfrutando mes a mes con el leasing (aunque en el renting disfrutas de más ventajas, en ese sentido).

Compra financiada

Si pese a todo lo que te hemos contado, prefieres la forma clásica de pagar, la financiación estándar, te explicamos todo sobre ello. Obviamente, también existe la opción de pagar al contado, pero no es algo apto para todos los bolsillos, si se trata de un coche nuevo.

A día de hoy, es la opción más común y frecuente de comprar un coche nuevo. Es así, porque es algo tradicional a lo que todos estamos acostumbrados, porque el vehículo pasa a ser parte del usuario, y porque la mayoría pensamos tener un coche nuevo durante un largo período de tiempo.

Hay que conocer muy bien y tener en cuenta nuestra capacidad de endeudamiento. Si no podemos soportar gastos mensuales muy altos, hay que ser conscientes del coche que nos podemos permitir, o incluso si nos lo podemos permitir.

Además de los gastos de financiación, que de media suelen ser cuotas de 48 meses, hay que sumarles los gastos en seguro, combustible, reparaciones, revisiones, etc. Por lo tanto, un coche conlleva muchos gastos y hay que tenerlo siempre en la cabeza.

¿Cómo financiar?

La opción de financiar el vehículo con el banco, en lugar de con la financiera del concesionario, no suele resultar rentable. El concesionario te ofrecerá descuentos especiales por financiar con ellos. Aún así, puedes conseguir un interés menor con un banco y que te salga más rentable.

Mención aparte tiene la entrada que debemos poner. Dependiendo de si aportamos una cantidad alta para financiar el menor dinero posible, o si aportamos algo menos, el precio del coche financiado cambiará considerablemente.

Financiar tu coche
¿Renting o leasing?

Esto puede permitir que paguemos el coche incluso en menos plazos. Normalmente dan muchas opciones en cuanto al número de cuotas, y lo común es oscilar entre los 3 años y los 4. Tú decides si pagar una cantidad algo mayor en 36 meses, o más cómodamente en 48.

Otras opciones que te dan muchos vendedores son la de aportar la totalidad del dinero que te queda por pagar del coche, un año antes de que finalicen las cuotas de financiación. Así podrás olvidarte de pagar más durante un año, si dispones del dinero para aportar el monto restante.

Nuestra recomendación es que financies todo en el menor tiempo posible, y que aportes la máxima cantidad de dinero que puedas como entrada. Asegúrate de que puedes pagar los plazos sin problemas, y… ¡Disfruta de tu nuevo vehículo!

Por nuestra parte, esto es todo por hoy. Esperamos que te haya sido de ayuda nuestro artículo y que si estás indeciso sobre la forma de pago que quieres hacer con un nuevo coche, te hayamos aclarado algo. ¡Hasta la semana que viene!

Información recogida de Auto10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *